¿Te apuntas al reto?


El viernes estuvimos hablando de cómo se crea un hábito. Como ya dijimos, para los expertos hay que estar 21 días repitiendo una cierta conducta para que la interioricemos y se convierta en un hábito. Si os parece vamos a empezar esta semana con un "reto" que, de sencillo, apenas merece ese nombre. ¿Te apuntas?

Este primer hábito que vamos a introducir en nuestra nutrición diaria va a ser (habrá muchos que ya lo hagan...) romper el ayuno de la noche con un gran vaso de agua al que podemos añadir si lo deseamos, lo cual aumentará sus beneficios, unas gotas de limón recién exprimido.



Antes que nada, quiero advertir una cosa para que nadie se lleve a engaño: beber agua, sea cuando sea, NO adelgaza. El agua no contiene calorías, ni engorda ni, por sí misma, adelgaza. Pero lo cierto es que mantener una correcta hidratación, además de ser esencial para la vida (en la edad adulta un 65% de nuestro cuerpo es agua), favorece la eliminación de las toxinas que se van acumulando en el organismo. Por otra parte, si llenamos el estómago de agua comemos menos, lo cual sí que favorece la pérdida de peso.

Después de unas 6-8 horas de sueño sin ingerir nada, el organismo necesita hidratarse. Empezar el día, nada más levantarse, con un vaso de agua, aporta dicha hidratación así como el vehículo para eliminar desechos que se han acumulado durante la noche. Si además le añadimos unas gotas de zumo de limón, aunque no va a "quemar" las grasas que nos sobren, como muchos defienden, estaremos aportando vitamina C, y antioxidantes además de aumentar el  poder desintoxicante de nuestra primera ingesta del día. Algunos nutricionistas aconsejan tomar el agua caliente, pero en consulta he encontrado bastante peor acogida a esta idea y no mucha diferencia en cuanto a los resultados, a no ser en personas con problemas de estreñimiento a las que el agua tibia y unos minutos de descanso posteriores activaban el intestino.

Otro efecto importante es que este vaso de agua comenzará a activar nuestro metabolismo, considerablemente ralentizado por el descanso nocturno, activación que continuará cuando desayunemos. Esto es esencial para que se empiecen a quemar calorías, por lo que saltarse el desayuno es una de las peores ideas cuando se quiere bajar de peso.

Tal y como hablamos en el post sobre la creación de nuevos hábitos, necesitaremos una serie de trucos para no olvidarnos de repetir el proceso, sobre todo durante los primeros días. Además, va a ser lo primero que hagamos al levantarnos, y no es el momento del día en que más lúcidos estamos... Una buena idea sería dejar a la vista el vaso en la mesilla de noche, el baño o la cocina, incluso con su medio limón al lado. Verás como después de una semana ya no es necesario este recordatorio.

Sé que es un hábito bastante sencillo de adquirir, a no ser que seas de esas personas que "aborrecen" beber agua (el limón ayuda en estos casos) pero lo importante es que vamos a aprender a convertir un acto al que no estamos acostumbrados en un hábito que ya llevaremos a cabo cada día de forma inconsciente, sin esfuerzo ninguno por nuestra parte. Esto nos dará experiencia y confianza para atacar retos más ambiciosos.


¡Ah! y no olvides ir tachando el calendario o hacer la cuenta atrás... ¡que son 21 días!


¿Te apuntas al reto? Si esto ya es un hábito para ti, ¿te atreves a elegir otro reto y lo compartes con nosotros?

9 comentarios :

Conner M. dijo...

Hoy ya en lacama. Manana me dejo el vaso y pasado lo pruebo

Cristina Abad dijo...

¡Muy bien Conner! Acuérdate que "el viaje más largo comienza con un primer paso"
Un saludo y que pases un día genial

malena dijo...

Venga, me apunto. No suelo beber agua por la mañana, pero me parece "facilito", así que espero que no me cueste mucho convertirlo en hábito, ya les iré contando. Gracias Cristina por los consejos!

jaluro dijo...

yo también me apunto. Así da gusto, empezando con este reto tan sencillito.
Gracias Cristina!

malena dijo...

Día 1, vaso bebido, prueba superada, jeje...
Ya sólo me quedan 20 días... ;-) bueno, para que sea hábito digo!

maruchi dijo...

Mi problema es de retención de liquidos, intento beber agua, aunque no se me había ocurrido empezar el día con un vaso de agua, lo pondré en pra´ctia, gracias. Otra cosa, para mi problema usted recomienda complementos como cola de caballo? o a la larga son perjudiciales? cuando los tomo noto mejoría, pero al dejarlos vuelvo a las mismas. algún consejo?

Cristina Abad dijo...

Hola Maruchi
Paradójicamente una de las mejores formas de mejorar la retención es beber 2 litros de agua al día. Otras medidas son evitar la vida sedentaria, disminuir el consumo de sal y alimentarse bien, porque la falta de nutrientes como las proteínas y algunas vitaminas también producen retención de líquidos.
Las infusiones de cola de caballo son buenas para favorecer la eliminación de líquidos y puedes tomarlas sobre todo en los días previos a la menstruación, cuando la retención es mayor por causas hormonales. También son buenas las infusiones de perejil y diente de león.
También puedes ayudarte de alimentos diuréticos como la piña, sandía, melón, alcachofa, espárragos, apio, cebolla,...
Espero haberte ayudado
Un saludo

Wally78 dijo...

Me apunto!!

Maruchi dijo...

Gracias por sus consejos, lo probaré!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...